Paula Vorne, Máster en Educación, Subdirectora y profesora de 2º curso en el colegio Oulujoki de, Oulu en Finlandia

"Los alumnos han entendido que cuando hacemos algo en el colegio, siempre hay un objetivo: ¡aprender!"

Con Skilli, dispongo de una completa información sobre cómo perciben mis alumnos su aprendizaje y sobre lo que ha ocurrido realmente durante el proceso de aprendizaje. Además, Skilli me proporciona información versátil sobre cómo se están desarrollando las competencias de aprendizaje amplio de los estudiantes.

Fue extremadamente fácil comenzar a utilizar Skilli y lo sigo utilizando a diario. La interfaz del usuario es divertida y hay suficiente información ya preparada para comenzar rápidamente y sin problemas. De la información predefinida, cada usuario puede elegir lo que mejor se adapte a sus necesidades y no estoy completamente segura de que hay suficientes opciones para cubrir las necesidades de todos los usuarios. Cuando comencé a utilizar Skilli, pensaba que mis alumnos más jóvenes iban a tener problemas a la hora de adaptarse a Skilli, ya que los conceptos de evaluación con los que trabaja son complicados para alumnos de primer o segundo curso. Por eso, hablamos previamente sobre estos temas en el aula y me sorprendió ver la facilidad y la rapidez con la que los alumnos aprendieron a utilizar Skilli y cómo se adaptaron sin problema a los conceptos del aprendizaje amplio.

En mis clases, utilizo Skilli de dos formas principalmente. Una de ellas es como una herramienta para la evaluación a largo plazo para obtener una idea general y del progreso del proceso de aprendizaje de los alumnos. Además, en unidades de aprendizaje más amplias, he utilizado la evaluación para analizar el desarrollo del aprendizaje amplio.
A los estudiantes les gusta realizar las autoevaluaciones con Skilli y uno de los factores que más les motiva es su gamificación: los alumnos consiguen puntos y nuevos títulos cuando completan sus evaluaciones. Soy profesora de alumnos jóvenes (con edades comprendidas entre los 7 y 8 años) y han conseguido utilizar Skilli de manera independiente. Han entendido que cuando hacemos algo en el colegio siempre hay un objetivo: ¡aprender! No hacemos las cosas simplemente por hacerlas. Hemos empezado a hablar mucho sobre los objetivos de aprendizaje y especialmente sobre la adquisición de competencias de colaboración. Con Skilli, mis alumnos han comenzado realmente a pensar en sus propias acciones: cómo aprendo, con quién aprendo, y si no aprendo, a qué se debe esto, ¿a los demás o a mí mismo?. En mi clase, Skilli ha desarrollado significativamente las competencias de los estudiantes para evaluar su aprendizaje, algo que, ya en sí, es una competencia importante.

Con Skilli, he comenzado a centrarme más en las competencias cuando defino los objetivos de aprendizaje. Ahora comento con los alumnos los objetivos cuando empezamos una nueva unidad de aprendizaje y al final, analizamos juntos hasta qué punto se han alcanzado dichos objetivos.

Recomiendo Skilli a todos aquellos docentes que tengan ganas de hacer algo nuevo y desarrollarse como docentes para llevar las actividades de clase y el aprendizaje a un nivel totalmente nuevo. Skilli es ideal para docentes que quieren explorar nuevas formas de mejorar su trabajo y que tienen una mente abierta a nuevos métodos y herramientas.